¿Le gustaría crecer en su relación con Dios?

Acompáñenos en esta increíble jornada para entender mejor quién es Dios y cómo puede llegar a conocerlo.

Lea la historia

John Beckett

Hola, mi nombre es John Beckett y es un gusto conocerle. Usted y yo estamos en una jornada a lo largo de esta vida. La mía ha tenido muchos desafíos, pero también lecciones que han cambiado mi vida. Ahora, me gustaría ayudarle en su jornada, especialmente compartiendo mi mayor descubrimiento: quién es Dios realmente y cómo se puede llegar a conocerlo.

John Beckett

Autor y Hombre de Negocios

Mi Historia: Los Primeros Años

John durante sus años en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (M.I.T.)
John durante sus años en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (M.I.T.)

Mi deseo por saber quién es Dios comenzó temprano en mi vida. Al principio fue difícil e infructuoso.

Nací en Ohio en 1938. Mi padre, Reg Beckett, había recién comenzado su propio negocio de manufactura en el sótano de nuestra casa, haciendo productos que ayudan para la calefacción de las casas. Trabajaba mucho, pero se las ingeniaba para pasar tiempo con la familia.

Después de la escuela secundaria decidí seguir los pasos de mi papá en la ingeniería y logré ingresar al Instituto de Tecnología de Massachusetts (M.I.T.). Aunque asistir a la iglesia no era una de las actividades prioritarias en mi vida, asistía a una regularmente los domingos en la mañana.

Ahora me doy cuenta que estaba en una búsqueda. Creía en Dios, pero tenía muchas preguntas sin respuesta. Especialmente las más importantes de todas: ¿Puedo conocer a Dios personalmente? ¿Cómo puedo tener una relación con Él?

Conocí a Wendy Hunt durante el verano, después de mi primer año en la universidad. Ella y su familia eran amorosas, cándidas, que disfrutaban la vida, y hablaban abiertamente acerca de una relación personal con Dios. Su fe vibrante no cuadraba con mi enfoque racional y lógico, por lo que continué buscando respuestas a mis preguntas.

Después de mi graduación, comencé a trabajar en la industria aeroespacial en la ciudad en donde crecí. Wendy y yo nos casamos un año después y comenzamos una familia. Unos años después, mi papá me pidió que trabajara con él en el negocio de la familia. Era un gran cambio, pero sentía que era lo correcto.

Nada podía prepararme para lo que estaba a punto de ocurrir. Lea más acerca de mi historia.

Siguiente: Dos tragedias, un gran Descubrimiento

Siguiente Capítulo
La casa de los Beckett, en donde comenzó el negocio

Dos tragedias, un gran Descubrimiento

La muerte repentina de Reg Beckett fue un gran impacto para todos los que lo conocían.
La muerte repentina de Reg Beckett fue un gran impacto para todos los que lo conocían.

Enfrentado la Tragedia

Los desafíos de la empresa y las tragedias personales que estaba a punto de enfrentar eran abrumadoras. Una fría mañana de invierno, la policía encontró a mi padre, desplomado sobre el volante de su vehículo, aparentemente víctima de un ataque cardiaco a los 67 años de edad. Como era costumbre de mi padre trabajador, él estaba de camino a su trabajo. Así de difícil como fue el enfrentar la muerte de mi padre, a los 26 años de edad, me vi confrontado con el enorme desafío de hacerme cargo de la empresa de la familia.

No podía creer lo que sucedió después. Solo unos meses después, en medio de la noche, nuestra fabrica estalló en llamas y se quemó casi por completo.

Estos dos eventos fueron abrumadores para mí. Yo siempre había podido depender de mis propias habilidades y mi fuerza, pero ahora mi confianza había sido sacudida profundamente. Yo no estaba seguro hacia donde acudir. Dios parecía estar muy lejos. ¿Dónde estaba Él?

Una de las empresas de Beckett construye equipos para la  combustión de gas.
Una de las empresas de Beckett construye equipos para la combustión de gas.

Encuentro con Dios

Algunas personas han dicho que para acercarse a Dios se requiere un salto de fe, pero yo no estaba listo para dar ese paso. ¿Qué me detenía? Pasaron varios meses sin obtener respuestas. Pero en silencio, una y otra vez, sentía que Dios me estaba atrayendo a Él. Pequeñas cosas sucedían que me animaban. Alguien me daba un libro que me ayudaba, o escuchaba a un conferencista que respondía alguna pregunta clave.

El descubrimiento llegó cuando finalmente me di cuenta que necesitaba dar un salto de fe. Por primera vez en mi vida solté las riendas y le dije a Dios: "Dios, yo no creo que necesite entenderlo todo. Yo confío en ti, y quiero ser tuyo por completo. Me entrego a Tu cuidado."

Lo que sucedió después fue sorprendente. Experimenté una paz que no conocía, estaba seguro que Dios me había aceptado tal y como yo era. No me lo había ganado. No lo merecía. Pero Él aceptó mi cauteloso paso de fe y, a cambio, me recibió con los brazos abiertos. Él ya no estaba distante. Aunque había mucho que me faltaba por entender, estaba convencido de que finalmente me había conectado con Dios de una nueva manera.

En este tiempo tan crítico en mi vida, yo entendía muy poco sobre el profundo cambio que estaba ocurriendo. Ahora, a través del entendimiento adquirido de la Biblia y la experiencia personal, yo entiendo cómo una persona entra en una relación personal con Dios, y dónde comenzar el proceso. Sería un honor para mí poder compartir esto con usted, ahora.

Primero, debemos entender qué es el pecado. Siga leyendo para conocer su definición.

Siguiente: ¿Qué es el Pecado?

Siguiente Capítulo
Nuestra fábrica destrozada por el fuego

¿Qué es el Pecado?

Este fragmento de los Rollos del Mar Muerto es una las copias de Génesis más antiguas conocidas, data del año 100-1 A.C. Fuente: Los Rollos del Mar Muerto - Biblioteca Digital Leon Levy
Este fragmento de los Rollos del Mar Muerto es una las copias de Génesis más antiguas conocidas, data del año 100-1 A.C. Fuente: Los Rollos del Mar Muerto - Biblioteca Digital Leon Levy

¿De dónde vino el pecado?

La palabra Génesis significa "comienzo". Génesis es el primer libro de la Biblia en donde podemos echarle un vistazo al momento de la creación de la humanidad. Dios creó al primer hombre, Adán, y le dio una esposa, Eva. Ellos caminaban muy de cerca con Dios. Dios amaba a Adán y Eva, y ellos respondían cariñosamente a ese amor, deleitándose grandemente en la transparencia, confianza y compañerismo que experimentaban con su Creador. La vida era profundamente satisfactoria y libre de estrés. Ellos vivían en el Paraíso.

Pero, lamentablemente, este Paraíso duró muy poco. Lo que sucedió después tuvo enormes consecuencias. En la Biblia aprendemos, que Adán y Eva fueron tentados y desobedecieron el mandamiento específico de Dios. Dios le pidió cuentas a Adán cuando se rebeló y escogió seguir su propio camino. Esta es la primera evidencia de lo que la Biblia llama pecado. El resultado de esto fue que no tan solo Adán, sino todos los que nacieron después de él, heredamos un defecto mortal.

"Poco después de que el pecado entró en la humanidad a través de Adán, Dios predijo la venida de Aquél que sanaría ese defecto mortal y nos salvaría del pecado."

El Remedio

Desde Adán, la naturaleza humana ha sido gobernada por la violencia, la codicia y los celos. La Biblia llama a esto, pecado. El resultado permanente del pecado de Adán es que interrumpió la relación de todo ser humano con Dios.

¡Gracias a Dios, este no es el final de la historia! Tan pronto el pecado entró en la humanidad a través de Adán, Dios predijo la venida de Uno que traería el remedio para el defecto mortal y salvarnos del pecado. Ese fue el Hijo de Dios. Su nombre era Jesús. Como el representante perfecto de Dios en forma humana, solo Él tenía la capacidad para tratar con el problema del pecado.

Nuestra Capacidad para Cambiar

Jesús era semejante a Adán en ciertos aspectos. Ambos nacieron libres del defecto del pecado. Ambos fueron tentados y capaces de pecar. Sin embargo, ambos tomaron direcciones radicalmente diferentes. Mientras que Adán sucumbió ante la tentación, Jesús no lo hizo. Él vivió una vida perfecta y fue ejemplo de como debe vivir todo ser humano.

Pero más allá de Su vida, Su muerte y resurrección (cuando fue levantado de entre los muertos) establecen la base para nuestra capacidad personal para cambiar. La historia de Jesús es muy importante. Por favor, tome un momento para repasar lo que sucedió durante Su nacimiento y Su vida aquí en la tierra.

Continue leyendo para aprender cómo Jesús nos salva del pecado.

Siguiente: ¿Quién es Jesús?

Siguiente Capítulo
Adán y Eva escondiéndose de Dios (Génesis 3:8)

¿Quién es Jesús?

"Jesús es traicionado, arrestado, juzgado, azotado y clavado en una cruz. En las palabras del profeta Isaías, fue llevado como oveja al matadero."

La Vida de Jesús

El hombre nace pecador. No podemos escapar de nuestro pecado. ¡Pero hay buenas noticias! Como mencioné, en el principio, Dios creó al primer hombre y la primera mujer. Casi inmediatamente, ellos cedieron al pecado. Luego, después de miles de años de preparación, a su debido tiempo, Dios visita a una joven virgen llamada María y y siembra Su semilla de vida en ella, quien está comprometida con un carpintero llamado José. Les nace un hijo, Jesús, el unigénito Hijo de Dios.

Siendo Jesús un joven, fue a trabajar en el negocio de carpintería de José. Aunque él se enfrentó con las tentaciones que cada uno de nosotros enfrenta, él creció viviendo una vida perfecta.

A la edad de 30 años, Jesús deja su oficio y comienza a compartir el mensaje del Reino de su Padre celestial. Cientos de miles le siguen, muchos son sanados, y aún los muertos son resucitados.

Los líderes religiosos y del gobierno lo ven como una gran amenaza. Ellos se unen y conspiran su muerte creando cargos ficticios. Jesús es traicionado, arrestado, juzgado, azotado y clavado en una cruz. Aunque Él pudo haber llamado a un gran número de ángeles para que le rescataran, no lo hizo. En las palabras del profeta Isaías, Él fue llevado como una oveja al matadero. Jesús muere en la cruz.

La Tumba del Jardín en Jerusalén - posible lugar donde enterraron a Jesús
La Tumba del Jardín en Jerusalén - posible lugar donde enterraron a Jesús

Jesús nos Salva

En la cruz, Jesús exclama: "Todo ha terminado." Jesús no está solamente hablando de su propia vida en la tierra sino del problema del pecado. Jesús se convirtió en el remedio de Dios para el pecado. Él satisfizo el requisito de Dios como "el sacrificio perfecto para el pecado."

Jesús es sepultado en una tumba que fue sellada. Tres días después, para sorpresa, inclusive de sus seguidores más cercanos, Jesús es levantado de entre los muertos. Sus discípulos encuentran la tumba vacía y son estremecidos profundamente. Luego, Jesús se les aparece a ellos y a cientos de personas más. Él les consuela y les afirma diciéndoles que estos increíbles eventos han estado en el corazón del plan de Dios.

Después de 40 días, Jesús asciende al Cielo donde se reúne con Dios, Su Padre. El Padre, entonces, le otorga a su Hijo el supremo honor de ser Señor de todo lo que está en el Cielo y en la Tierra. Jesús es hecho Señor y Cristo, posiciones que sigue ocupando hoy día. "Señor" hace referencia a su autoridad, y "Cristo" hace referencia a su capacidad para salvar. Él y solo Él llega a ser el Salvador de toda la humanidad. Desde esta posición de autoridad, Jesús nos invita a ser Sus seguidores - ¡nuevas criaturas!

¡Quién dice que esto no es absolutamente sorprendente! Dudo que la mente humana puede comprenderlo totalmente. ¿Qué clase de amor es este; un padre sacrificando a su único hijo? Sin embargo, esto sucedió por una razón muy importante y crucial - para que usted y yo podamos restablecer el tipo de la relación personal con Dios que Él había planeado desde el principio.

Ahora, veremos más de cerca lo que implica creer en Dios.

Siguiente: Creer en Dios

Siguiente Capítulo

Creer en Dios

¿Qué Significa Creer?

La clave para aplicar estas verdades es creer en ellas y permitirles moldear nuestras vidas. Veamos más de cerca cómo la Biblia usa el concepto de creer. ¡La palabra "creer" aparece más de 200 veces en la Biblia!

Creer no es tener ilusiones o esperanzas infundadas. No se trata de ganarse una relación con Dios. No se trata de hacer buenas obras o simplemente ser "una buena persona". No nos convertimos en cristianos simplemente afiliándonos a una organización religiosa ni por seguir la tradición, ni tampoco por haber nacido en una familia cristiana.

"En el sentido bíblico, creer involucra lo más profundo de nuestros corazones, no tan solo nuestras mentes."

¿Cómo Llegamos a Creer?

Creer es poner nuestra confianza en alguien o en algo. Es una palabra de acción que involucra tomar una decisión intencional. Nosotros decidimos creer o no creer. Ambas conllevan tomar una decisión.

Creer, en términos bíblicos, no tan solo involucra nuestras mentes sino también, lo más profundo de nuestros corazones. Cuando creemos, unimos las realidades mencionadas anteriormente con el compromiso para anclar nuestra esperanza en la persona de Jesús.

Cuando creemos, estamos respondiendo al amor de Dios hacia nosotros. Ese amor es tan profundo que abarca todo lo que Él ha hecho por nosotros y todo lo que Él espera de nosotros. Jesús desea apasionadamente, que seamos completos en nuestra relación con Él.

¿Cómo damos este salto de fe y comenzamos a conocer a Dios?

Siguiente: Comience Ahora

Siguiente Capítulo

Comience Ahora

"Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna."- Juan 3:16

Comience Hoy su Nueva Jornada

Primero, debe de entender que estamos separados de Dios. El abismo que nos separa de Dios es tanto ancho como profundo. Este abismo es el resultado de haber heredado, al nacer, el defecto mortal; el pecado. Debido a esto, hemos vivido nuestras vidas independientemente de Dios. La Biblia enfatiza esta sombría realidad: "por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios," (Romanos 3:23). ¡Es por esto que necesitamos un salvador!

Segundo, debemos entender quién es Jesús, y lo que Él ha hecho por nosotros. Jesús cerró la brecha que nos separa de Dios. Él vino a la tierra como el Hijo de Dios. Nació de una virgen. Vivió una vida sin pecado, murió y fue sepultado. Resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo donde llegó a ser Señor y Cristo.

Jesús, y solamente Él, está calificado para ser el remedio para nuestros pecados. Lo que Él hizo satisfizo totalmente los requisitos de Dios. En las palabras del apóstol Juan: "Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna." (Juan 3:16)

"Nosotros comenzamos nuestra nueva relación personal con Dios cuando nos arrepentimos y creemos en Él."

Arrepentirse y Creer

Finalmente, ¡arrepiéntase y crea! Nosotros comenzamos nuestra nueva relación personal con Dios cuando nos arrepentimos y creemos en Él.

To Arrepentirse es decirle al Padre, "Dios, ayúdame. Yo quiero regresar a Ti y alejarme de la vida que he estado viviendo en mis propios esfuerzos. Lamento lo que he sido y lo que he hecho, y quiero un cambio permanente. Recibo Tu regalo del perdón de mis pecados.

To Creer es confirmar por nosotros mismos la realidad de que Jesús es el Hijo de Dios, quien murió por nuestros pecados, y recibirle como nuestro Salvador y Señor. Esto es prometido de manera enfática en el evangelio de Juan, "Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios". (Juan 1:12)

Comience Ahora

¿Le gustaría recibir a Jesucristo como su Salvador? Si desea hacerlo, puede orar a Dios de la siguiente manera:

"Jesús, te necesito. Me arrepiento por la vida que he vivido apartado de ti. Gracias por morir en la cruz por mis pecados. Yo creo que Tú eres el Hijo de Dios, y en este momento te recibo como mi Señor y Salvador. Me comprometo a seguirte el resto de mi vida."

¿Hizo esta Oración?

o

Todavía tengo preguntas.